Electroestimulación para corredores
La importancia de la fuerza en los deportes de resistencia está fuera de toda duda, incluso en periodos competitivos. Todos los deportistas de nivel, hacen entrenamientos de fuerza que complementan su preparación general durante toda la temporada. Lógicamente, cómo entrenaremos la fuerza, cambiará a medida que avance el año.

A veces no disponemos del tiempo o material necesarios, y como se ha demostrado, el entrenamiento con electroestimulación, puede ser una buena manera de hacer el trabajo de fuerza.

A continuación, te aconsejaremos cómo puedes utilizar tu electroestimulador, para mejorar el rendimiento en tu carrera.

Cómo hago la contracción, ¿sólo o combinada?

En el entrenamiento con electroestimulación (EENM) lo habitual es que el aparato emita la señal para que se contraiga el músculo y que tú no hagas nada más, simplemente aguantar la máxima intensidad que puedas. Eso es lo que te aconsejo.

También tienes la opción de sumar una contracción voluntaria, cuando el electroestimulador actúe. Esto, nos aporta unos beneficios, pero también tiene unos puntos débiles. En este artículo verás en detalle, de manera más técnica, qué sucede si sumamos la contracción voluntaria a la que emite el electroestimulador. Como te digo, te desaconsejo de inicio que combines las dos contracciones simultáneamente.

¿Cuantos días tengo que hacer electroestimulación?

Entre 2-3 sesiones semanales sería lo ideal. Este número de sesiones son suficientes para que mejores tu fuerza, y tampoco es necesario que te pases, para ser capaces de recuperar bien y que no interfiera negativamente en los entrenamientos cardiovasculares.

¿Qué días es preferible que utilice el electroestimulador?

Lo ideal es alejarlo de los entrenamientos de calidad. Por ejemplo, si alternas un día de rodaje suave y otro de series, puedes hacerlo el mismo día que haces el entrenamiento de rodaje. De la otra manera, si lo haces el día de las series, afectará de manera negativa. Si lo haces antes de las mismas, tendrás los músculos estimulados demasiado fatigados para las series y, si lo haces al revés, el trabajo con electroestimulación también quedará afectado negativamente, ya que aguantarás menos intensidad.

Por tanto, como norma general, antes el entrenamiento voluntario y luego, el entrenamiento con electro.

¿Y qué músculos trabajo?

Como supongo que no tienes demasiado tiempo y tenemos que priorizar, céntrate en estimular cuádriceps, como músculo principal. Además, también te irá bien estimular gemelos, ya que es importante trabajarlo para mejorar en eficiencia de carrera; además, es uno de los músculos en los que notarás más la diferencia de trabajarlo con electroestimulación. También puedes estimular isquios y glúteos, aunque no le daremos la misma prioridad.

Por ejemplo, una manera de combinarlo sería:

Lunes
Cuádriceps
Gemelos
Miércoles
Glúteos
Isquios
Viernes
Cuádriceps
Gemelos
De esta manera tocas dos veces a la semana los grupos principales, pero sigues estimulando el resto también. Simplemente es un ejemplo, habría que ver qué es lo que haces de manera voluntaria y así, encajarlo lo mejor posible.

De todas maneras recuerda, la electroestimulación es una buena manera de entrenar la fuerza, pero siempre, lo ideal es combinar distintos métodos, así que no dejes de combinar este entrenamiento con otros. Será mucho más efectivo.

Espero que haya sido de tu interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *