Si eres corredor y tienes tensión en la planta de pie, sóleo, isquios, glúteo o lumbar… este post te puede ayudar.

Te explicaré cómo liberar la cadena posterior. Protagonista de la acción y de la competición. La que tantos problemas nos da a los deportistas ya sea por exceso o por interacción con otras cadenas musculares.

Es necesario saber cómo, cuándo y por qué.

-CÓMO: De manera pausada, siendo consciente en qué lugar debemos notar la tensión y con una intensidad suficiente para generar cambios al tejido y no excesiva para no hacerles daño (no debe generar dolor)

-CUÁNDO: En este caso lo realizarás al final de la sesión.

-POR QUÉ: Entre otros muchos y conocidos, la liberación te ayudará a recuperar más rápido, agilizando los mecanismos de conducción interna por los cuales te nutres y eliminas los desechos.

En este enlace te dejo una rutina sencilla para liberar y armonizar la cadena posterior tras una sesión. En este momento toma importancia el tiempo que le dediquemos a cada ejercicio. Debe superar los 30-40» si es una posición estática o las 20 pasadas si es con el rodillo (de forma pausada y profunda, sin dolor). Ahh… y acuérdate de hacer los dos lados!!

Si tienes dudas, escríbenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *