Las medias de compresión, ¿cómo funcionan?

De un tiempo a esta parte, estamos viendo cada vez más cómo los deportistas utilizan material de compresión variado (principalmente unas medias que cubren la pantorrilla), en diferentes especialidades y tanto a nivel profesional como amateur. Pero, ¿cómo funcionan realmente?

Los músculos de la pantorrilla, a la que también se le puede llamar “el segundo corazón”, ya que nos ayuda a enviar la sangre de vuelta al corazón al contraer y relajar sus músculos, se van debilitando debido a la fatiga producida por la práctica deportiva.

Las venas tienen un papel clave al remontar la sangre hacia el corazón, y tienen cinco mecanismos para hacerlo:

  1. Contracción y relajación del músculo (que es el nos ocupa y que explicamos seguidamente)
  2. Bomba respiratoria
  3. Diferencia de presión arterio – venosa
  4. Posición de los miembros
  5. Válvula venosa

La sangre que fluye hacia el pie, regresa hacia el corazón por las venas, que tienen unas válvulas, las cuales, gracias a la contracción y relajación de los músculos, se abren y se cierran para enviar la sangre hasta el corazón. Como ya hemos dicho, la fatiga de los músculos de la pantorrilla durante la práctica deportiva, hace que ese bombeo muscular que se produce a la perfección al inicio de la actividad, con el paso de los minutos, vaya decayendo, llegando a ser insuficiente en algunos casos.

También podemos ver la compresión en miembros superiores

¿En qué nos benefician las medias?

– Las medias de compresión ayudan a los músculos, gracias la presión que hacen, a ese efecto de bombeo.

– Se produce un mejor drenaje y eliminación más rápida de sustancias de desecho (como lactato), durante la competición o entrenamiento.

– Aceleran el proceso de recuperación después de la competición, ya que acelera el flujo sanguíneo sin acelerar el ritmo cardíaco.

Pero, CUIDADO: no se trata de ponernos algo que nos apriete y ya está. La presión que ejercen las medias debe ser muy exacta para que sea efectiva y no provocar otros problemas.

La presión debe ser gradual, es decir, en sentido ascendente (más presión en el tobillo, menos en el gemelo). Y no sólo eso, sino que debe tener unos valores concretos:

Tobillo: alrededor de 30 hPa (unidad de presión)*

Gemelo: alrededor de 21 hPa

Muy importante este punto, así que compruébalo al comprar las medias, ya que, de lo contrario, el uso de este material puede ser perjudicial.

Y muy importante también, elegir bien la talla para que la presión sea la adecuada. Los fabricantes específicos de este material, para una talla tienen diferentes anchos para adaptar a las diferentes tipologías.

Con gusto y como siempre, te ayudaremos en caso de dudas, preguntas, etc.

*El hectopascal (hPa) es una unidad de presión que equivale a 100 pascales. Un Pascal se define como la presión que ejerce una fuerza de un Newton sobre una superficie de un metro cuadrado normal a la misma.

 

2011-08-04T18:04:28+00:00 Bienestar, Competición, Entrenamiento|