¿Cómo utilizo el TENS?

Cómo aliviar o quitar un dolor con Compex.

Podemos decir que tanto deportistas como no, sufrimos dolor de manera habitual. Ya sea por golpes, malos gestos, posturas incorrectas u otras muchas causas, el resultado es que nos duele la rodilla, espalda, tobillo y hasta zonas que no sabíamos de su existencia, hasta que nos duelen.

A continuación explicaré cómo aplicar un TENS (el programa analgésico más común).

De una manera sencilla diremos que el mecanismo de funcionamiento del TENS es conocido como mecanismo de Gate Control (control de la puerta), debido a que por la misma “puerta” de entrada en la médula, recibimos la información de dolor y la información del tacto. Lo que hace el TENS, es enviar mucha información táctil, para bloquear esa puerta de entrada, y cuando llega la información de dolor, tiene bloqueda esa entrada.

Es muy parecido a cuando nos damos un golpe, por ejemplo en la rodilla, con el canto de una mesa, en seguida nos frotamos con la mano para aliviar ese dolor (sería un TENS casero…).

output_PLb5tJ

¿Cómo colocamos los electrodos?

¡No importa! No hay que seguir una colocación especial, simplemente debemos cubrir la zona qué nos duele. Si es una zona pequeña, tal vez con dos electrodos es suficiente, si es una zona grande, pues deberemos ir poniendo electrodos hasta cubrirla por completo.

¿Dónde pongo el polo positivo y dónde el negativo?

¡Tampoco importa! En este caso es indiferente por cómo emite los impulsos el aparato. No entraremos en detalles técnicos pero es este caso la polaridad no importa.

¿Cuántas sesiones puedo hacer?

¡No hay límite! Una vez acabe una, podemos seguir poniéndolo hasta que queramos. Al no ser una técnica invasiva no hay problema. De todas maneras, si no se produce mejoría, hay que consultar a un especialista.

¿A qué intensidades debo ponerlo?

A diferencia de los programas de entrenamiento, en éste, no subiremos hasta el máximo soportable, si no, hasta que sintamos un hormigueo en la zona. Recordemos que con el paso de los minutos, nos vamos adaptando y debemos ir subiendo poco a poco la intensidad, percibiendo siempre ese hormigueo. Si nos pasamos de intensidad, en algunas partes, podemos llegar a contraer el músculo. Hay que bajar la intensidad justo por debajo de la contracción.

Espero que te sirva de ayuda este artículo y si tienes dudas concretas, ya sabes que puedes escribir.

A cotinuación tines algún ejemplo más de aplicación del programa TENS.